archivo

Festivales

Ese jueves, después de aterrizar en Medellín y de un no muy prolongado desencuentro con el taxista que pasaba a buscarme por el aeropuerto, llegué al fin a Casa NN –mi lugar de hospedaje– para dormir unas horas antes de que todo comience.
Al mediodía, encaré para el Parque Explora donde desde la puerta del Exploratorio, Camilo me hacía señas como diciéndome “sí, sí, es acá”. Un abrazo y un par de palabras, que si bien eran las primeras que cruzábamos en persona, fue como si nos conociéramos de hace tiempo. El reencuentro con Seba, conocer a Dani, dos grossos que hoy en día están a cargo de los más diversos y novedosos proyectos del espacio.
Recorrimos un poco, almorzamos y Estefanía me llevó a la radio de la Universidad Bolivariana, donde en el programa que Claudia conduce, charlamos de mil cosas y promocionamos un poco la actividad de esa misma tarde.
A la nochecita llegó el momento de presentar Cuatro Metros en el Exploratorio, en un auditorio colmado de gente, entre la cual supe ver dos caras conocidas: Esteban y Diego. ¡Qué grandes, haciendo el aguante!
Pasada la presentación y cumplidas las obligaciones, fuimos a tomar unas cervezas en un lugarcito de ahí cerca, charlamos con Diego acerca del futuro y él llegó a irse a tiempo, pero el mayor aguacero de la temporada nos dejó varados en el lugar por un rato…

El viernes, fue el taller de Bernardo y Gerardo. Nos reíamos porque nos vemos más en Colombia que en Argentina. Construimos cañas geolécticas, una copada iniciativa dentro del marco de Radio Surófona.

El sábado, ya la última actividad por allá, me tocaba coordinar una caminata sonora por la Plaza Minorista con el grupo Escuchas Remotas que está a cargo de Camilo.
Todos los contrastes en ese sitio, un submundo de la compraventa de todo tipo de cosas muy interesante de escuchar y compartir con el grupo.

Asado de cierre en lo de Camilo, donde conocí a Paulina, a Leslie –recién llegada de México y con quien sin saberlo teníamos un montón de gente en común–, y por primera vez tuvimos un ratito más tranquilo para charlar con Luciana, que desde Platohedro empuja también un montón de iniciativas increíbles.
El asado, alla paisa y comandado por Gabriel y Camilo en una discutible asociación, en una parrilla que según recuerdo me dijeron era tipo cubano pero que googleando lo más parecido que encuentro es algo llamado caja china. Papitas criollas, choris, una ananá [aka piña] y el cerdo más tierno del mundo ¡Muy bueno todo!

Micro a Manizales. Festival Internacional de la Imagen. El clásico reencuentro de Andamio, y también con Emilio, Marianne y Luis, a quien conocí ese día.
Después de la acreditación, comenzaban los talleres. Si bien al principio parecía que no, finalmente el que impartí fue el más numeroso de todos los talleres, con veinte participantes que al finalizar la tarde terminaron exponiendo cuatro producciones de lo más variadas.
Almuerzo en equipo y a descansar.
El miércoles teníamos concierto en Pereira y desde la mañana estuvimos previendo los últimos detalles. Mi compu dejó de andar, pero servicio técnico mediante el jueves, el viernes volvió a ser lo que era.
Cable aéreo, bus y caminata, llegamos al Museo de Arte de Pereira, donde Alejandro nos recibía con una sonrisa y un camarín lleno de frutas para pasar la tarde. Igual nos escapamos a almorzar a un corrientazo de a la vuelta.
A sala colmada, presentamos Calles en un formato reducido junto con Jessi y Emilio. El concierto lo compartimos también con David, Andrés y José, artistas locales. ¡Qué lindo compartir escenario con ustedes!
El viernes me convertí en espectador, visité las instalaciones del Festival. Por suerte, lo encontré a Jorge Barco –digo por suerte, porque estaba por irse de Manizales– que me contó sobre los tiempos del ruido… un interesantísimo trabajo sobre la caída de unos meteoritos en Colombia.
También pude ver la conferencia de Cielo Vargas, con quien no nos conocíamos personalmente a pesar de haber conversado por correo desde hace un tiempo.

Llegando al fin de la semana, las despedidas fueron varias, aunque a esta altura se sabe que no son definitivas. ¡Siempre hay próxima!
Así que gracias, una vez más por todo. Pero por sobre todo, por hacerme sentir como en casa.

¡Hasta la próxima! Espero que sea pronto.

Col - Portada

Marianne, Luis, yo, Emilio y Jessi, en el cable aéreo camino al terminal de Manizales.

El Parque Explora es un centro interactivo diseñado principalmente para la apropiación y la divulgación de la ciencia y la tecnología. Es el centro de difusión y promoción científica y tecnológica más importante de Medellín, ofreciendo tanto a la población local como a visitantes ocasionales la posibilidad de estimular su creatividad, experimentar, aprender mediante experiencias no convencionales.
Allí funciona el Exploratorio, un taller público de experimentación, un espacio ciudadano que funciona desde la lógica del hazlo tu mismo –DIY / do it yourself – y del aprender haciendo.

El jueves 3 de mayo voy a compartir algunas reflexiones acerca del proyecto Paisajes sonoros subterráneos en el ciclo Ciencia en Bicicleta, en un encuentro que dimos por bautizar Cuatro Metros y que sintetizará algunas relaciones, parecidos y diferencias entre los metros de las ciudades de São Paulo, Medellín, Buenos Aires y Ciudad de México, siempre desde lo sonoro.

Las actividades siguen, el sábado 5 por la mañana, con el grupo Escuchas Remotas que coordina Camilo Cantor. Haremos una caminata sonora por espacios públicos próximos al Parque.

También el viernes y sábado, los artistas multimediales Bernardo Piñero y Gerardo Della Vecchia estarán impartiendo –también en el Explora– un Taller de cañas geolécticas en el que voy a estar dando una mano.

Como cierre, la semana siguiente estaré participando una vez más del Festival Internacional de la Imagen, esta vez con un taller de exploración urbana en relación al paisaje sonoro identitario de la ciudad de Manizales y la presentación de Calles, una lectura expandida que presentaremos en el Museo de Arte de Pereira también en el marco del Festival.

Amigos, ¿nos vemos por allá?
¡Gracias por leer y compartir!

Cuatro Metros

A partir de mañana, tendrá lugar la segunda edición de SEREMUS [seminario de procesos colaborativos para el sector de la música en Bogotá], organizado desde la Alcaldía Mayor de Bogotá a través de Idartes y Fabricca y donde tendré el placer de compartir mis experiencias relativas a la dinámica de colaboración que sostenemos practicamos desde Andamio pero también charlando de herramientas que pueden aplicarse a situaciones en general.

Las actividades ocupan tres días, cada uno de ellos con una intención definida que son inspirar, reflexionar y conectar y con importantes invitados en lo que respecta a festivales de la región. La información se amplía siguiendo este link, donde está tanto la agenda como las temáticas a tratar.

Además, esta nueva visita a las tierras colombianas permitió armar en Manizales el pasado lunes y gracias a la organización de La Caja producciones, un conversatorio acerca de paisaje sonoro urbano y posibles ejercicios de escucha en una ciudad.

Como cierre de mini-gira, el próximo lunes 4 a las 10am, voy a presentar el proyecto Paisajes sonoros subterráneos en la Universidad Antonio Nariño [transversal 21 #96-42, también en Bogotá], en el marco de la flamante Maestría en Arte Sonoro que se está gestando en esa casa de estudios.

Amigos de Bogotá, ya saben donde nos podemos ver.
¡Salú!

Afiche seremus

Si bien el viaje de ida me sorprendía en Ezeiza con el vuelo demorado por una asamblea gremial, salí una hora y media después y sin problemas para tomar la conexión a Pereira, ya que por suerte, también en Bogotá estaban demorados los vuelos debido a problemas climáticos.

Recién llegado y teniendo que hacer unas compras, fui caminando en dirección al centro y sucedió: esa magia de pasar por el Cable y tener la certeza de encontrar a alguien conocido. ¡Alejo! –me sorprendió Jorge–, avisándome que esa noche la cosa era en Silmaril. Ahora sí me sentía en Manizales.

El sábado me sorprendió sin voz. Es que venía arrastrando una gripe casi curada de la semana anterior, que evidentemente vio la oportunidad de reincidir al encontrarse un cambio climático. Amanecí sin voz y sabiendo que durante la semana la necesitaría, quedé guardado todo el día. Gárgaras de agua tibia y limón. DIAJ. No lo intenten en sus casas.

El domingo comenzaba ISEA y además, tocábamos en el Picnic Electrónico con Jessi, Emilio y Esteban, respondiendo a la invitación que nos había hecho Felipe justo antes de salir para Colombia. A pesar de la lluvia, Paula –coordinando el transporte, como lo haría toda la semana… aunque no, no era su tarea– nos pasó a buscar con el transporte del festival y nos llevó al Recinto del Pensamiento, donde también nos encontramos con –a esta altura– viejos amigos del Festival. También estuvo muy bueno el encuentro con Jorge Mario y a Ana María, con quienes estamos trabajando hace un año ya pero todo vía Skype, sin vernos las caras –las reales– nunca. 2017. Cosas que pasan.
De lo más sorprendente de ese día: encontrarnos a Tariq. De no saber siquiera que iba a estar en Manizales, estaba conduciendo la fiesta aniversario de Leonardo, la importante revista científica que cumplía 50 años. Increíble Tariq.
La vuelta del Recinto, se complicó un poquito. Todos subidos a un bus que nos llevaría camino al centro pero que se varó –en criollo, no arrancaba–. Todos subidos, gente parada al mejor estilo hora pico en cualquier ciudad y sin poder salir. Por suerte Natalia –ella sí, encargada del transporte– habilitó unos autos y la cosa se fue solucionando de a poco. Volvimos con Diana, Jessi y Fred.

A partir del lunes, comenzaron por las mañanas los ensayos y grabaciones necesarias para el armado de Leviatán, la pieza que estrenábamos el jueves. Algunos días en Milán, otros en el centro, fuimos puliendo con Jessi y Emilio poco a poco los detalles.

Concierto de apertura por la noche y vuelta a casa.

El martes ya los almuerzos eran en la Universidad –coordinados por Manu–, lo que nos tenía usando el patio comedor de base entre todas las actividades… las charlas de proyectos artísticos, el foro académico y todo pasaba ahí y estábamos corriendo de un lado a otro. Esa misma tarde me encontró Diego y –pff… debí tener cara de cansado– me invitó un café (nos seguimos debiendo el sixpack) y charlamos un rato… después subimos juntos a Vivelab y compartimos un rato más, donde también estaban trabajando Cami, Marian y Roxanne –quien estaba en el festival de intercambio por el año Colombia /  Francia–, a quien le regalé mi entrada para subir a la chiva, una especie de trencito de la alegría que iba a dar una vuelta por distintos puntos de la ciudad y que ya por la hora, yo no iba a aprovechar.

A la noche la inauguración de las instalaciones en el flamante Centro Cultural Rogelio Salmona nos recibían con un anfitrión de lujo: siempre es un lujo compartir con Carlos Adolfo, porque sea cual sea la situación todo se vuelve una sitcom. Equis.
La expo invitaba a dar una vuelta por todos los rincones, incluído el impecable pabellón Francia, trabajo de días de montaje a cargo de Santi, Seba, Carlos, Juli…

El jueves desde muy muy temprano, estuvimos concentrados en el hostel donde paraba Esteban, que si lo describo como un genio es poco. Nos ayudó a escribir el software que usamos para la performance de Leviatán, re escribiéndolo desde cero en tres días. Lo agradecidos que estamos con vos, Esteban, no tiene nombre. Si el espíritu de la colaboración tuviera cara, sería la tuya… jajaja okey, no exagero más pero en serio, MUCHAS GRACIAS por esto. Te debemos una y lo sabemos, contás con nosotros.
Almuerzo y salida hacia la prueba de sonido en Fundadores. Todo estaba bien de la mano de un implacable Juan Pablo que coordinaba cada acción, Alejo, Laura y tantos otros compañeros colaborando desde la asistencia técnica.
El concierto estuvo compartido con ABC trío (Alcaraz, Biffarella, Catalano) y con Ricardo… sin querer, súper presencia argentina en la noche del jueves. Y estrenamos Leviatán y todo salió súper.

Esa noche sí siguió en Silmaril, viendo a la banda de Juan Pablo que increíblemente nos recibía con Ciudad de pobres corazones. Justo estábamos recién entrando con Gerardo y tuvimos que agitar el orgullo argento (?).

Habiendo pasado todas las actividades propias, del viernes lo obligado fue ver la excelente performance de Ruido, pieza de live cinema en la que participaba Esteban. ¡Qué equipo de primera ese!

Sábado a la noche ya me tocaba emprender la vuelta, que como siempre tiene algún condimento que la hace más interesante. Primero iba a ir con Carlos Iván, el dueño del departamento en el que me quedé, después al final no… y contra los buenos pronósticos, me quedé sin poder conseguir UBER para ir hasta Pereira… suerte que Laura me ayudó a conseguir un taxi y todo terminó bien.

Perdónnnn porque se que por algunas complicaciones propias de los últimos dos días sobre todo no me despedí de muchos. Con algunos ya hablé, con otros aún no pero se que ya vamos a charlar.

GRACIAS una vez más por una semana de aprendizajes enormes.

Espero verlos pronto. Por acá, por allá. Siempre nos las arreglamos. Pronto.

 

Plaza de las banderas Recinto

Plaza de las Banderas. Recinto del Pensamiento.

La semana próxima estaremos pisando una vez más tierra colombiana. Esta vez para formar parte del International Symposium of Electronic Arts, el evento de arte y tecnología más destacado del mundo que además, por primera vez se realizará en Latinoamérica, en el contexto del Festival Internacional de la Imagen, organizado por la Universidad de Caldas en Manizales.
El festival, cuya temática será Biocreación y Paz, reúne más de 280 actividades a lo largo de toda una semana entre conciertos, talleres, charlas, ponencias y otras actividades.
Con Andamio, estaremos estrenando Leviatán, una pieza para flauta dulce Paetzold y procesos de audio y video en tiempo real. En esta oportunidad, se trata de un proyecto colaborativo en el que participo desde la composición y desde la performance en vivo, Jessica Rodríguez con el proceso de visuales en tiempo real y Emilio Ocelotl con la composición y la programación que realiza los procesos de audio.

Además estaré presentando dos charlas, una de carácter artístico acerca del proyecto de paisajes sonoros subterráneos y por otro lado una ponencia sobre restauración de media art dentro del Foro Académico.

Como siempre, siguiendo los links llegan a las fuentes por si les interesa profundizar un poco más.

¡Nos vemos por allá amigos, gracias por leer!

ISEA

Ese jueves en que todo comenzaba, nos encontramos con Daniel y Caty en la Gare de Nice Ville, ya que desde ahí Mario nos encontraba para llevarnos y enseñarnos el camino a Mónaco, que era tomando el tren y viajando hacia el este unas seis estaciones (Nice Riquier, Villefranche, Beaulieu, Eze, Cap d’Ail y finalmente Montecarlo).
En una experiencia cuasi surrealista, sobre todo por ser de esas cosas que uno no espera en determinados contextos, nuestro tren estaba demorado y cambiaron el andén de llegada a dos plataformas de donde estábamos. Una enorme masa de gente copó los vagones que quedarían inundados de su calor durante todo el trayecto (cualquier parecido con Temperley es pura coincidencia).
A pesar del mínimo contratiempo, llegamos y Mario se adelantó a nosotros, porque la demora lo había complicado un poco. No había problema aparente, ya que nos había indicado perfectamente cómo llegar a la Academia. Sin embargo, al encontrarnos con Robert, que con los mapas de su celular parecía muy seguro de saber llegar –y su camino era otro–, tuvimos que seguirlo. Después de andar y desandar cuadras, finalmente llegamos, para presenciar los primeros ensayos. El camino de Mario 1, GoogleMaps 0.

Almuerzo e inauguración, comenzaba el primer concierto con las delegaciones de Montreal, Roma y Niza, la charla del siempre vigente Horacio Vaggione y después de la cena (después de la cena) el primer concierto de cierre moviéndose sobre el acusmonium de 34 vías del teatro.

El segundo día incluía por la mañana el taller de espacialización que dictó Anette Vande Gorne, y la charla de Francis Dhomont, otro grande, que si bien había visto en 2008 cuando estuvo en Argentina, fue impactante volver a compartir un festival con él, saludarlo, intercambiar dos palabras. Segundo concierto de la tarde con las delegaciones de São Paulo, Ciudad de México, Castelo Branco y Mons, cena y concierto de cierre.

El tercer día, mientras esperábamos el tren (porque como era sábado, los horarios eran relativamente distintos), Noe fue furor tocando un par de tangos en un piano vertical que estaba en el hall de la estación. La gente se acercaba a sacar fotos y filmar.
Al llegar, tuve que perderme el seminario de Anette porque tenía ensayo. Es que a la tarde se estrenaba Fútbol, la pieza que preparé para el festival. Así entonces y después de las charlas y mesas redondas, comenzó el último concierto de la tarde con las delegaciones de Madrid, Minas Gerais, Bolzano, Lanús y Harvard. Una vez más cena y concierto de cierre, y ni más ni menos que con Dhomont clausurando el concierto.

Fue súper enriquecedora la experiencia, y además como siempre viene con lo lindo de compartir con más gente que está en la misma. Si bien no llegue a hablar en profundidad con todos, me alegra mucho haberme encontrado con Dani Quaranta; Demi y Ro que están comenzando sus planes en Europa; y haber conocido a Daniel Reinoso y a los secuaces Juli y Noe (los dueños del mate); Gustavo Delgado; a Jaime Reis; a Adolfo Núñez; a Pedro Castillo Lara; a Hugo y Vincent; Valentin y Laryssa; Fernando, Gustavo, Gabriel y Julian (y las fabulosas charlas sobre el PH del shampoo que usan los compositores); Clara (gracias por las papas compartidas y la sensación de que con la comida el alma vuelve al cuerpo); Daniel y Diego (¡que espero volver a verlos pronto!); Phillip; Fabio; Andrés y Alejandro (qué aproveche!).

Después del bar y la caminata de la última noche, tocaba volver. Solo, según creía y según eran mis planes, pero terminé encontrándome –o él a mi– a Gustavo en la fila del 99 (el colectivo entre el centro de Niza y el aeropuerto) y después en el aeropuerto, primero a Ana, Rita y Marta, que viajaban a Lisboa casi a la misma hora que yo a Madrid, y finalmente a Adolfo y Andrés, con quienes compartimos vuelo.

Súper lindo el encuentro, vuelvo a agradecer a Mario y a Daniel por la invitación.
Ojalá la música vuelva a cruzarnos. Seguro que sí.

2017-05-07 13.07.27

Durante el próximo fin de semana va a tener lugar en Mónaco, organizado por la Académie Rainier III, Monaco Electroacoustique 2017.

Este festival es un encuentro internacional bienal, que bajo la dirección de Mario Mary, logró posicionarse como uno de los eventos más importantes del calendario de festivales, reuniendo grandes figuras –entre las que para esta edición se destacan Francis Dhomont y Horacio Vaggione–, pero también jóvenes compositores en formación y aquellos ganadores del concurso para las categorías video, acusmática y música mixta.
Además de los conciertos, el festival programa conferencias, clases magistrales de composición, talleres de espacialización y mesas redondas donde se discuten distintos temas de interés relacionados a la materia.
Para la ocasión, voy a estar estrenando Fútbol, una nueva pieza electroacústica para cuadrafonía basada en esta gran costumbre argentina, que después del estreno les voy a compartir y comentar.

Habrán visto que hay algunos links que, como siempre, si los siguen llegan a las fuentes de la info que les resumí. El que quiera, puede seguir leyendo un poquito por ahí.

Gracias por pasar!

Monaco Electroacústico